Header Ads

Ideas para hacer de tu escuela un lugar excepcional

Los bebés discriminan signos desde los 4 meses



Los bebés nacen con un conjunto de habilidades extraordinarias que, muchas veces, se van perdiendo con la edad. Investigaciones previas señalan que los bebés oyentes de cuatro meses pueden apreciar el cambio de francés a inglés (y viceversa) solamente viendo las caras de los hablantes en vídeos sin sonido, una habilidad que pierden a los ocho meses de edad si no crecen en entornos bilingües en estos idiomas orales. Tratándose de una discriminación lingüística visual, ¿pueden hacer lo mismo con una lengua visual como la lengua de signos?

Una investigación de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) y la Universidad de Delaware (EEUU) en 2012 dice que sí. Esta investigación fue publicada en la revista Child Development, una de las revistas más prestigiosas en el campo de la Pediatría y Salud Infantil, así como la revista con mayor factor de impacto del mundo en Educación (de acuerdo con Scimago Journal & County Rank para el año 2015).

Imágenes de la Universidad de Delaware y de la Universidad de Columbia Británica
Universidad de Delaware (arriba, CC BY-SA 3.0, via Wikicommons) y Universidad de Columbia Británica (abajo, CC BY-SA 3.0, vía Wikicommons)

Método de investigación

Participaron dos grupos de bebés:

  • Un grupo formado por 32 bebés oyentes que fueron expuestos a un idioma oral desde su nacimiento. Exactamente la mitad de estos bebés tenía una media de 4 meses y 21 días, la otra mitad tenía una media de 14 meses y 25 días.
  • Otro grupo formado por 8 bebés que fueron expuestos a la lengua de signos americana desde su nacimiento al menos un 40% de su tiempo diario. Este grupo fue de un menor número de bebés debido a la dificultad de los investigadores para encontrar más participantes.

Se realizaron pruebas de estímulos controlando la iluminación de la habitación, la distancia y el comportamiento de los padres, y utilizando un sistema tecnológico de seguimiento de ojos (Eye Tracking). Para atraer la atención del bebé hacia la pantalla que mostraba el signo en vídeo, se utilizó un objeto colorido simultáneamente con un sonido no lingüístico.

Las pruebas consistieron en doce ensayos, con diferentes estímulos (alternando diferentes pasos en un vídeo representados en la imagen de abajo), Se grabaron todos los datos con el sistema de seguimiento de ojos, analizando los tiempos y lugar de la mirada, comparando estos datos con los patrones habituales en personas sordas adultas usuarias de la lengua de signos en la discriminación de signos lingüísticos.
Pasos en el continuo de una configuración de la mano. Aunque aquí se muestra como una imagen estática, los ensayos se realizaron en vídeo (imágenes: Palmer et al.).

Resultados

Sin experiencia previa, los bebés de 4 meses son capaces de discriminar cambios en la configuración de la mano en lengua de signos americana, pero esta capacidad de discriminación disminuye en los bebés de 14 meses expuestos a un idioma oral. Por el contrario, los bebés expuestos a la lengua de signos mantuvieron a los 14 meses dicha capacidad.

Esto no quiere decir que los bebés de 14 meses expuestos al idioma oral no percibieran el cambio de movimiento en la mano, sino que esta percepción no guarda relación con el signo lingüístico al ser comparada con los tiempos y lugares de la mirada cuando sí son percibidos como signos lingüísticos.

Por ello, esta investigación demuestra que los bebés nacen preparados para aprender una lengua de signos desde muy temprana edad y que son capaces de hacer contrastes lingüísticos en esta lengua de la misma forma que lo hacen los bebés oyentes en una lengua oral.



Fuente:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.