Header Ads

Ideas para hacer de tu escuela un lugar excepcional

La lengua de signos potencia el desarrollo oral

Aunque la historia del imperio persa o las guerras médicas son bien estudiadas en los libros de texto de educación, en la actualidad mucha gente conocerá también a Irán por su historia reciente marcada, entre otros, por la Guerra Irán-Irak o las presuntas violaciones de derechos humanos. A pesar de todo, la universidad más antigua de Irán, la Universidad de Teherán, fundada en 1934, goza de gran prestigio y es la mejor universidad en ese país y una de las 300 mejores universidades del mundo de acuerdo con el Ranking Académico Mundial de Universidades, muy por encima de muchas universidades españolas.

Bebé con implante coclear (foto: The Baltimore Sun)

Dos grupos de niños/as sordos/as homogéneos

La investigación fue publicada en 2012 en la Revista de Laringología y Otología (The Journal of Laryngology & Otology), una de las publicaciones más prestigiosas del mundo en su campo. El estudio se realizó sobre dos grupos de niños/as sordos/as con implante coclear:

  • Un grupo de siete niños/as sordos en familias sordas, por lo que aprendieron lengua de signos persa en sus familias.
  • Otro grupo de siete niños/as sordos en familias oyentes.

En total 14 niños/as sordos/as puede parecer un grupo pequeño, pero es que fueron seleccionados de entre 739 niños/as sordos/as controlando las variables de grado de sordera, tiempo transcurrido desde de la sordera, edad en que recibieron el implante coclear, tiempo transcurrido desde el implante, género y modelo de implante coclear. Es decir, que los dos grupos fueron cuidadosamente seleccionados para que no hubiera diferencias en sus características.

Puerta principal de la Universidad de Teherán (foto: CC BY-SA 3.0 por Karlmontague, vía Wikimedia)

Medición del lenguaje oral

Para comprobar el desarrollo de la lengua oral, se utilizaron los siguientes instrumentos de medición, ya utilizados todos ellos en investigaciones anteriores:

  • Test de percepción auditiva persa para personas con discapacidad auditiva, una adaptación persa del conocido test APT/HI para medir la percepción del habla.
  • Escala de clasificación de inteligibilidad del habla, para medir las habilidades en la producción del habla en niños/as sordos/as.
  • Test de imitación de oraciones, adecuado para medir las habilidades del lenguaje.

Estos tests se pasaron durante cuatro momentos a lo largo de un año: al inicio del implante coclear, a los seis meses, a los doce meses y al finalizar el estudio.

Resultados

La investigación constató mejores resultados el grupo de niños/as sordos/as de familias sordas en todas las pruebas, es decir, que tienen un mejor desarrollo del lenguaje oral que el grupo de niños/as sordos/as de familias oyentes.

Resultados de los tres tests de evaluación del desarrollo del lenguaje oral. En rojo, hijos/as de familias sordas; en azul, hijos/as de familias oyentes. De izquierda a derecha: inteligibilidad del habla, percepción auditiva e imitación de oraciones (fuente: Hassanzadeh / Journal of Laryngology and Otology).

El autor del estudio insiste en la homogeneidad de los dos grupos y encuentra coherentes estos resultados con investigaciones anteriores que demuestran que los/as niños/as sordos/as de familias sordas obtienen mejores resultados en los tests de inteligencia, tareas relacionadas con la teoría de la mente, desarrollo de segundas lenguas, habilidades de lectura, tiempo de reacción y maduración del hemisferio izquierdo del cerebro. Asimismo, el autor atribuye estos mejores resultados a unos niveles de comunicación más ricos y lo relaciona con el acceso desde el nacimiento al lenguaje a través de la lengua de signos. 

Por todo ello, concluye recomendando a los/as niños/as sordos/as comunicarse desde el nacimiento en lengua de signos, ya que ésto mejora notablemente sus habilidades para aprender el lenguaje hablado después de la implantación coclear.



Fuente:

  • Hassanzadeh, S. (2012). Outcomes of cochlear implantation in deaf children of deaf parents: comparative study. The Journal of laryngology and otology, 126(10), 989. 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.