Header Ads

Ideas para hacer de tu escuela un lugar excepcional

La velocidad perfecta para signar

Hay estudios, como el de Emma Rodero, en 2015 profesora e investigadora de la Universidad Pompeu Fabra, que indican que la velocidad óptima del habla es de 170 a 190 palabras por minuto. Si la velocidad es inferior a 170 palabras por minuto, la atención del oyente disminuye y si la atención es mayor de 190 palabras por minuto, tendrá dificultades para seguir la información. ¿A cuántos signos por minuto es recomendable expresarse en lengua de signos?



¿Por qué es importante la velocidad al signar?

La Ley 27/2007 que reconoce las lenguas de signos españolas establece en su artículo 7º que los centros escolares podrán incluir "el aprendizaje de las lenguas de signos españolas como asignatura optativa para el conjunto del alumnado", como ya lo están haciendo en centros escolares como el Instituto de Educación Secundaria Infante Don Juan Manuel en Murcia o el Colegio Gaudem en Madrid. Además, cada vez más personas aprenden lengua de signos en España y aumenta el número de estudiantes de esta lengua en las universidad (en Estados Unidos, la lengua de signos americana fue el único idioma que creció en estudiantes en los últimos años).

Signar bien, como hablar bien, no sólo es cuestión de utilizar correctamente los diferentes parámetros formativos que la componen: articulación, movimiento, orientación, etc. Al igual que la oratoria es una parte importante de la preparación del alumnado oyente para su futuro profesional, lo puede ser para quien aprende lengua de signos y su futuro profesional como intérprete o presentador/a en vídeos. Y de la misma forma que se piden trabajos orales en las escuelas, se piden trabajos signados para los que la velocidad, el ritmo y la cadencia son igualmente importantes.

Vídeo que muestra las propiedades cinemáticas de la lengua de signos


Velocidad adecuada para signar

Varias investigaciones (las numeradas abajo en las fuentes del 2 al 5) indican que la velocidad normal para signar se encuentra entre 1,5 y 2,37 signos por segundo, es decir, entre 90 y 142 signos por minuto. Se puede observar que es un valor inferior a la velocidad recomendada para el habla de las lenguas orales, pero hay que tener en cuenta que las lenguas de signos con frecuencia expresan en un sólo signo lo que en las lenguas orales se expresa en varias palabras.

Por ejemplo, "cerrar la puerta" son tres palabras en lengua española, mientras que en lengua de signos americana (al igual que en lengua de signos española) se expresa con un único signo:
Cerrar en lengua de signos americana (imagen: My KIdentity)

Y al revés: una determinada palabra en una lengua oral puede requerir de varios signos en lengua de signos. En cualquier caso, parece ser que, teniendo esto en cuenta, entre 90 y 142 signos por minuto es lo habitual dependiendo del tipo de narración. Además, un antiguo estudio publicado en la prestigiosa revista Cognition en 1972 llevado a cabo por Ursula Bellugi y Susan Fischer (Universidad de California) revelaba que las personas bilingües empleaban la misma cantidad de tiempo en contar una historia en inglés hablado que en lengua de signos americana. Este estudio es interesante además porque explica por qué los/as intérpretes de lengua de signos pueden hacer interpretaciones simultáneas de las lenguas orales.

Lo que los/as investigadores/as tienen claro es que los vídeos signados a más de 2,5 signos por segundo (aproximadamente 150 signos por minuto) reducen significativamente su comprensión.



Cómo medir la velocidad al signar

Saber si se habla a una velocidad adecuada una lengua oral es fácil de comprobar: basta con preparar un texto de entre 170 y 190 palabras y comprobar que se puede contar en un minuto. Incluso es posible reproducir un audio y contar con mucha paciencia las palabras habladas. ¿Cómo medir esta velocidad en lengua de signos?

Bien podría utilizarse un sistema de escritura o transcripción de la lengua de signos. Sin embargo, estos sistemas no se encuentran normalizados y la persona que lea en uno de estos sistemas debería tener una gran práctica para leer con fluidez y expresar lo leído en lengua de signos. Por otra parte, los sistemas tecnológicos de reconocimiento visual por vídeo de la lengua de signos no se encuentran suficientemente avanzados, por lo que no se podría encomendar esta tarea a un software.

Pero teniendo en cuenta las investigaciones citadas más arriba, especialmente la de Bellugi y Fischer, hay una forma de averiguar si la velocidad del signado es la adecuada: partiendo de un texto estándar en una lengua oral de entre 170 y 190 palabras de extensión, éste debería poder expresarse aproximadamente en un minuto en lengua de signos.



Fuentes:

  1. ABC Madrid (2016, mayo, 12). "Un colegio de Madrid impartirá por primera vez la lengua de signos española como asignatura curricular". En línea: http://www.abc.es/espana/madrid/abci-colegio-madrid-impartira-primera-lengua-signos-espanola-como-asignatura-curricular-201605121236_noticia.html [último acceso: 08/06/2017]
  2. Bellugi, U., y Fischer, S. (1972). A comparison of sign language and spoken language. Cognition, 1(2), 173-200. En línea: https://goo.gl/BV0A22 [último acceso: 08/06/2017]
  3. Fischer, S. D., Delhorne, L. A., y Reed, C. M. (1999). Effects of rate of presentation on the reception of American Sign Language. Journal of Speech, Language, and Hearing Research, 42(3), 568-582.
  4. Fotinea, S. E., Efthimiou, E., Caridakis, G., y Karpouzis, K. (2008). A knowledge-based sign synthesis architecture. Universal Access in the Information Society, 6(4), 405-418. En línea: https://goo.gl/kwTsm0 [último acceso: 08/06/2017]
  5. Grosjean, F. (1979). A study of timing in a manual and a spoken language: American Sign Language and English. Journal of Psycholinguistic Research, 8(4), 379-405.
  6. Elliott, R., Glauert, J. R., Kennaway, J. R., Marshall, I., y Safar, E. (2008). Linguistic modelling and language-processing technologies for Avatar-based sign language presentation. Universal Access in the Information Society, 6(4), 375-391. En línea: https://goo.gl/Ld35lG [último acceso: 08/06/2017]
  7. Herrero Blanco, Á., Abellán, A., y José, J. (1999). Fonología y escritura de la lengua de signos española. ELUA. Estudios de Lingüística 13, 89-116. En línea: https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6302/1/ELUA_13_04.pdf [último acceso: 08/06/2017]
  8. Martínez Sáncez, F. y Nogueira Fos, R. (2014). La inserción de la lengua de signos española en el nuevo currículo básico de Educación Primaria. En Actas del Congreso CNLSE sobre adquisición aprendizaje y evaluación de la lengua de signos española. Madrid, Real Patronato sobre Discapacidad. En línea: http://www.siis.net/documentos/documentacion/Actas_Congreso_CNLSE_2014.pdf [último acceso: 08/06/2017]
  9. Rodero, E. (2016). Influence of speech rate and information density on recognition: The moderate dynamic mechanism. Media Psychology, 19(2), 224-242.
  10. Soria Noticias (2016, mayo, 22). "Aumentan los universitarios que aprenden lengua de signos". En línea: http://sorianoticias.com/noticia/2016-05-22-aumentan-universitarios-que-aprenden-lengua-signos-2-32332 [último acceso: 08/06/2017]

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.