Header Ads

Ideas para hacer de tu escuela un lugar excepcional

Desatención a la salud mental de las niñas y niños sordos

En Escuelas Excepcionales se recogieron algunas investigaciones que evidenciaban la existencia de acoso escolar a alumnado sordo entre dos y tres veces más que a alumnado oyente, aunque es un hecho al que no se le presta atención.

Otro aspecto sistemáticamente ignorado son los problemas de salud mental. Todas las investigaciones apuntan a mayores problemas psicosociales en la infancia sorda, adolescencia y población con discapacidad auditiva en general. Aquí se presentan algunas de las investigaciones más recientes.



Riesgo de problemas mentales en la infancia

Una investigación de 2009 en la Universidad de Copenhague sobre 334 niños/as sordos/as de seis escuelas diferentes de Dinamarca reveló que presentan entre 3 y 7 veces más problemas psicosociales que sus pares oyentes. Pero también observó que, sin importar si usan preferentemente la lengua de signos o la lengua oral (por tener restos auditivos o por tener implante coclear), estos problemas psicosociales se reducen significativamente si la comunicación es buena. Para llegar a esta conclusión, el investigador comparó tres grupos de niños/as: sin implante coclear, con implante coclear y con otros grados de pérdida auditiva.

Además, es importante prestar atención a la presencia de otras discapacidades, ya que un estudio de las Universidades de Örebro y de Lund, en Suecia, sobre más de tres mil estudiantes sordos/as adolescentes en 2008 revelaba que la combinación de la sordera con otra discapacidad aumentaba considerablemente el riesgo de problemas mentales, problemas escolares y consumo de drogas.

Relación entre sordera y psicosis

Uno de los estudios más recientes fue llevado a cabo en 2016 por la Universidad de Utrecht, a través del Centro Médico asociado a esta Universidad (University Medical Center Utrecht) en Países Bajos. El estudio fue publicado por la prestigiosa revista Neuroscience & Biobehavioral Reviews y es muy interesante porque en realidad se trata de un metaanálisis, que consiste en analizar todos los estudios precedentes alrededor de un tema utilizando herramientas estadísticas, lo cual da una idea de conjunto sobre dicho tema.

En esta ocasión, el metaanálisis de la Universidad de Utrecht pretendía averiguar si existía alguna relación directa entre la sordera y la psicosis. En total, se incluyeron 49 investigaciones cumplieron los requisitos para ser analizados y tras el metaanálisis, los autores no encontraron una relación causal directa entre la sordera y la psicosis, es decir, parece ser que la propia sordera no es la causa directa de la psicosis. Sin embargo, es muy probable que la relación se encuentre en algunas de las siguientes causas (el modelo explicativo completo se reproduce en la imagen de abajo):

  1. Aislamiento social.
  2. Dificultades de comunicación.
  3. Disminución general de la capacidad cognitiva, especialmente en personas que pierden la audición en edad avanzada.
  4. Disfunciones en la teoría de la mente, que afecta menos a niños/as sordos/as que aprendieron lengua de signos a una edad temprana y más a personas que perdieron la audición a una edad avanzada, más propensas a delirios o pensamientos paranoicos.

Modelo de posibles relaciones causales entre la discapacidad auditiva y la psicosis (imagen: Linszen, Brouwer, Heringa y Sommer 2016).

Los/as autores de este estudio llegaron, entre otras, a las siguientes conclusiones:

  • La discapacidad auditiva en edades tempranas aumenta el riesgo de desarrollar posteriormente esquizofrenia.
  • La discapacidad auditiva aumenta el riesgo de alucinaciones y/o delirios en las personas adultas.
  • Las personas ancianas con discapacidad auditiva tienen un elevado riesgo de desarrollar delirio.

La desatención a la salud mental en la infancia sorda

Organizaciones internacionales como la Sociedad Europea para la Sordera y la Salud Mental (European Society for Mental Health and Deafness) denuncian constantemente la existencia de este problema que es casi sistemáticamente ignorado por una sociedad más preocupada por el aspecto más visible de la sordera, como el desarrollo de la lengua oral o los resultados académicos, que por el bienestar integral y salud mental de las personas sordas.
Del 19 al 20 de octubre de 2017, la Sociedad Europea para la Sordera y Salud Mental organiza junto al Hospital de Bilbao-Basurto la I Conferencia Internacional sobre Personas Sordas y Desórdenes de Personalidad

Escuelas Excepcionales nació de una amplia investigación internacional que evidenció que la educación bilingüe-bicultural del alumnado sordo se alinea directamente con las más importantes recomendaciones en materia de salud pública y educación inclusiva de organizaciones internacionales como la OMS, la ONU, la UNESCO o UNICEF.

A pesar de las evidencias, en España la atención a la salud mental de las niñas y niños sordos brilla por su ausencia y casi nunca es tenida en cuenta en las políticas educativas. Hay que destacar, no obstante, la labor de la Unidad de Salud Mental para Personas Sordas del Hospital Gregorio Marañón, la cual lleva trabajando desde el año 2002 como unidad de referencia institucional que incluso ha atendido a personas sordas y con discapacidad auditiva de toda España.



Otro punto de vista: el dibujo infantil

Recientemente fue publicado un artículo titulado "qué dicen los niños sordos implantados respecto de su rostro y qué expresa esto acerca de ellos". El artículo apareció en una pequeña revista promovida por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de la Argentina (UCES), pero más que el impacto científico que pueda tener el artículo, es un trabajo que aporta un punto de vista original al estudiar las representaciones mentales que los/as niños/as sordos/as con implante coclear hacen de sí mismos a través del dibujo. Para el autor, Manuel Cajal, psicomotricista clínico y docente universitario que trabaja desde hace más de 35 años con niños/as y adolescentes sordos de París, como para muchos/as expertos/as, "el dibujo es un modo privilegiado de expresión para el niño"

El autor comienza con una advertencia: "Los dibujos y las palabras, relatados aquí, posiblemente generen sobrecogimiento en el lector". No es para menos. Algunas historias relatadas en el artículo y en su libro en francés son ciertamente sobrecogedoras, como la siguiente de Florian que dibuja su rostro y lo tapa con trazo negro.

Dibujo nº 4: Florian, 4 años, implantado con un año y reimplantado 9 meses después (imagen: Manuel Cajal)

Florian tiene 4 años, recibió un implante coclear el primer año y fue re-implantado nueve meses después por una avería del implante. "se deprime cuando su madre está deprimida. Ella no comprende los gestos inventados por su hijo para comunicarse con ella".

El autor clasifica los diferentes dibujos sobre rostros en los que ha trabajado y muestra numerosos ejemplos. Los llama rostros mecánicos, como el dibujo de Didier, de 11 años, implantado al año y medio, "dibuja en la parte superior la antena de su implante, debajo el cerebro, luego ambos ojos, el más grande unido a la antena". Rostros con casco, como Beatrice, "su dibujo pone de manifiesto que su cuerpo es controlado por un otro que proyecta un cuerpo extraño (el implante) y los estímulos eléctricos". Rostros aterrorizantes y/o sin envoltura continente, rostros atrapados o aplastados bajo el peso, rostros incrustados, rostros fragmentados, rostros habitados por un monstruo, rostros-cubos de basura, el implante fuera del rostro, ...

Dibujo nº 16: Kévin, de 5 años, implantado a los dos años y reimplantado 9 meses después a causa de una avería en su implante. Ejemplo de dibujo "rostros atrapados o aplastados bajo el peso" (imagen: Manuel Cajal)

Lo que sorprende de este artículo es la gran cantidad de casos que el autor ha tenido que tratar. Probablemente son los muchos casos que escapan a todos los estudios científicos por no cumplir con los requisitos de los/as investigadores/as, los casos que las mejores escuelas se niegan a escolarizar y los casos de los que las familias no quieren hablar.

El autor concluye que "el niño sordo, tal como lo muestran estos dibujos, no es un artefacto si él tiene acceso a una lengua compartida con otros, si es escuchado en lo que él dice. Todo esto lo permite la lengua de señas, si es compartida con sus padres y sus semejantes para expresar sus vivencias. Se trata, ante todo, de la cuestión del duelo por la pérdida del niño ideal y de la aceptación de la diferencia".

El libro de Manuel Cajal se titula "Sordera, implantes cocleares y callejones sin salida relacionales" (Surdités, implants cochléaires et impasses relationnelles) y puede adquirirse en la Editorial Érès.



Fuentes:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.