Header Ads

Ideas para hacer de tu escuela un lugar excepcional

¿Por qué el oralismo no escucha? (Parte 5)

Esta es la quinta parte de una serie de seis artículos sobre los motivos por los que el oralismo rechaza irracionalmente los beneficios de la lengua de signos. A continuación veremos el experimento de Simons y Cabris como otra posible explicación psicológica a este comportamiento.

¿Por qué el oralismo no escucha? Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5 | Parte 6



El experimento de Simons y Chabris

Para entender este experimento, primero hay que ver este vídeo:



El experimento se llevó a cabo en 1999 por dos psicólogos de la Universidad de Harvard con su alumnado. En el vídeo, varias personas se pasan un balón de baloncesto y se le pide a la persona que ve el vídeo que cuente el número de pases que hacen las personas de camiseta blanca. Sorprendentemente, el 70% de las personas que vieron el vídeo no se dio cuenta de la presencia del gorila (por ello también se denomina experimento del gorila invisible).

En definitiva, cuando centramos mucho la atención en algo, es más probable que otros detalles se nos escapen, lo que es conocido como ceguera por falta de atención. Aunque el experimento del gorila invisible se refiere a la atención visual, en psicología es bien sabido que la atención es una función cognitiva selectiva, es decir, que al prestar más atención a una cosa, inevitablemente se tiene que reducir la atención en las demás.

"Elephant in the room" (el elefante en la habitación) es una expresión metafórica inglesa "que hace referencia a una verdad evidente que es ignorada o pasa inadvertida". En ocasiones es algo que nadie quiere ver, como un enorme elefante en la habitación, otras veces es algo a lo que nadie quiere enfrentarse.

Spot televisivo de 2012 por la compañía británica de seguros Prudential basado en la metáfora del elefante en la habitación.


Entonces sería comprensible que las familias obstinadas en el desarrollo del lenguaje oral de su hijo/a sordo/a no vieran o no aceptaran que hay cosas que no van bien. Por ejemplo, el galopante bullying o acoso escolar que sufre el alumnado sordo y que fue tratado en este artículo de Escuelas Excepcionales, con investigaciones que demuestran que les afecta dos o tres veces más que al alumnado oyente.

De la misma manera, una atención excesiva al desarrollo del lenguaje oral podría conllevar casi irremediablemente una ceguera selectiva hacia los beneficios de la lengua de signos.


¿Por qué el oralismo no escucha? Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5 | Parte 6



Fuentes:

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.