Header Ads

El reconocimiento visual de las palabras potencia la comprensión lectora en personas sordas

Una de las razones por las que tantos/as expertos/as defienden la oralización en niños/as sordos/as es que, argumentan, permite un acceso a mayores niveles de competencia lectora. Sin embargo, no se encuentra explicación a por qué algunas personas sordas con una pobre oralización sean excelentes lectoras o por qué niños/as sordos/as con implante coclear y mayor acceso a la lengua oral no acaban desarrollando los mismos niveles lectores que los/as niños/as oyentes.

Esta investigación viene a confirmar que el reconocimiento visual de las palabras tiene mayor importancia en las personas sordas para alcanzar buenos niveles lectores.

Niña de menos de dos años con la abuela sosteniendo libro y leyendo

¿Cómo aprende a leer un/a niño/a oyente?

Generalmente, cuando un/a niño/a oyente empieza a aprender a leer, debe identificar cada letra y conectarla con un sonido. Aprende a convertir las letras en fonemas y accede al significado y otras características de las palabras. A medida que el/la niño/a consolida el aprendizaje de la lectura, va aprendiendo a asociar la forma visual de las palabras con su significado, es decir, asocia la ortografía de las palabras con el léxico y la semántica. Al primer proceso (asociación letra-fonema) se le llama ruta fonológica y el segundo proceso se suele denominar ruta visual, ruta léxica o ruta ortográfica.

Representación esquemática del proceso de reconocimiento de palabras en personas oyentes (esquema: Eva Gutíerrez-Sigut)

Cada vez adquiere mayor velocidad en estos procesos y llegará un momento en que el/la niño/a automatiza la ruta visual que le permitirá en su vida adulta leer rápidamente cualquier texto sin necesitar “descomponer” cada una de las letras que forman una palabra, salvo cuando encuentra una nueva palabra o una pseudopalabra (una palabra sin significado en su idioma). En la edad adulta, el procesamiento fonológico está tan automatizado que casi no se aprecia, pero se puede observar.

¿Cómo aprende a leer un/a niño/a sordo/a?

En un/a niño/a sordo/a de nacimiento, la ruta fonológica y visual podrían ser muy diferentes. Al no percibir el sonido exactamente como una persona oyente o no percibirlo en absoluto, puede utilizar dos estrategias:
  1. Apoyarse en los movimientos de los labios al producir las letras y las palabras (lectura labial).
  2. Apoyarse en sus propias sensaciones y programas motores al producir las palabras correctamente.
Pero estos apoyos sin una información auditiva de calidad no son suficientes para construir representaciones fonológicas fuertes de las letras y las palabras, por lo que no son muy útiles para construir un buen sistema de lectura. De hecho, con frecuencia ésta ha sido una de las principales razones argumentadas por los/as expertos/as para explicar las conocidas dificultades de las personas sordas en comprensión lectora: la pobreza de sus representaciones fonológicas.



La fonología no explica realmente las dificultades de comprensión lectora en personas sordas

La pobreza de las representaciones fonológicas no es un argumento suficiente para explicar las dificultades de comprensión lectora porque:
  • Por un lado, existen personas sordas que alcanzan un nivel lector excelente sin tener ningún acceso a la fonología de las palabras.
  • Por otro lado, aunque los/as niños/as sordos/as reciben un implante coclear tempranamente que les permite construir mejores representaciones fonológicas y mejorar su nivel de lenguaje oral, esto no se traduce a largo plazo en un nivel lector equiparable al de las personas oyentes.
Así que, ¿qué otros motivos pueden explicar las dificultades lectoras en las personas sordas?
Algunos/as investigadores/as han sugerido que el factor determinante para alcanzar un buen nivel lector en las personas sordas es la fortaleza de la ruta visual sin necesidad de pasar por la ruta fonológica, es decir, la fuerza de la conexión directa entre los niveles ortográfico y semántico.

Un grupo de investigadores encabezados por Eva Gutierrez-Sigut, de la Universidad de Essex en Reino Unido, se han propuesto aportar algo de luz sobre el papel real tanto de la ruta fonológica como de la visual en buenos/as lectores oyentes analizando la actividad bioeléctrica cerebral.

La investigación

Los/as investigadores/as llevaron a cabo dos estudios con un total de 47 personas sordas participantes y 24 personas oyentes. En ellos, analizaron la señal electroencefalográfica (EEG) de personas sordas y oyentes mientras leen palabras, para así evaluar con mayor precisión el funcionamiento cerebral durante el reconocimiento de palabras.

En el primer estudio investigaron si las personas sordas pueden usar automáticamente información fonológica de las palabras que están leyendo y si son más sensibles a la información visual. En el segundo estudio investigaron si el uso efectivo de la información visual/ortográfica está relacionado con la habilidad lectora en personas sordas.

En ambos estudios se midió la velocidad y precisión de la respuesta de los/as participantes y se registró su actividad cerebral mediante electroencefalogramas (EEG) durante la lectura de palabras.
Aunque se encuentra en inglés, pueden consultarse todos los detalles sobre cómo se llevaron a cabo los estudios y sus resultados en las fuentes citadas a pie de este artículo. También puede accederse a una ponencia en vídeo de la mano de la investigadora principal, Eva Gutiérrez-Sigut (vídeo con subtítulos):


Conclusiones

Las principales conclusiones a las que llegaron los/as investigadores fueron las siguientes:
  1. Al igual que las personas oyentes, las personas sordas también activan la información fonológica, pero esta activación fonológica no guardaba relación con el nivel de competencia lectora. Es decir, que, en personas sordas, la ruta fonológica parece desempeñar un papel más limitado que en las personas oyentes.
  2. Las personas sordas son más sensibles a la información visual: los resultados de los electroencefalogramas evidencian que la activación de información visual ocurría más rápidamente y en mayor grado en personas sordas que en personas oyentes.
  3. Las personas sordas con mejor competencia lectora mostraron una conexión más fuerte entre la forma visual de la palabra (su ortografía) y el almacén léxico semántico, es decir, que hacen un uso más efectivo de la ruta visual.
En definitiva, esta investigación evidencia que las personas sordas acceden automáticamente a la fonología de las palabras en la misma medida que las personas oyentes. Sin embargo, a diferencia de las personas oyentes, las personas sordas con mejores niveles lectores son aquellas que tienen una más fuerte conexión visual-semántica frente al uso de la información fonológica.

Puedes leer un artículo más detallado sobre uno de los estudios que componen esta investigación aquí.



Fuentes:
  • Gutierrez-Sigut, E., Vergara-Martínez, M., y Perea, M. (2019). Deaf readers benefit from lexical feedback during orthographic processing. Scientific reports, 9(1), 1-13. En línea: https://www.nature.com/articles/s41598-019-48702-3.epdf [último acceso: 18/11/2019]
  • Gutierrez-Sigut, E., y Baus, C. (2019). Lexical processing in sign language comprehension and production–experimental perspectives. Artículo en preparación. En línea: https://osf.io/qr769/ [último acceso: 18/11/2019]
  • Gutierrez-Sigut, E., Vergara-Martínez, M., Marcet, A. y Perea, M. (2018). Automatic use of phonological codes during word recognition deaf signers of Spanish Sign Language. Formal and Experimental Advances in Sign language Theory, 1, 1-15. En línea: https://www.raco.cat/index.php/FEAST/article/view/20.8050.03.1/425573 [último acceso: 18/11/2019]
  • Gutierrez-Sigut, E., Vergara-Martínez, M., y Perea, M. (2017). Early use of phonological codes in deaf readers: An ERP study. Neuropsychologia, 106, 261-279.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.